Páginas vistas en total

Follow by Email

domingo, 11 de marzo de 2012

Cada domingo se entorpece la entrada
a la silenciosa capilla que el viento apacigua.
Las vidas, como las velas, se apagan 
al entrar el gélido abrazo. 

Dibujo a lápiz sobre tela, obra de Beyró 












Quizá yo correré la misma suerte, 
pensaba el mendigo ensañado
con el frío y sin ropaje.
 Pereceré entre las paredes
del refugio espiritual
o me deslizaré
en un charco de sangre.



De Catherine Thivrier Forestier 















No escogeré otro destino: si debo morir,
moriré con Cristo.































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada