Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 22 de noviembre de 2011

El mayor desierto del mundo



La novela es moldeada por el artista, como los mares de arena son moldeados por los vientos. Las frases longitudinales son paralelas a la Realidad que expresan y parecen perfectas, como las olas que surgen por la dirección de los vientos. La novela es un medio poco adaptado a la vida humana y, sin embargo, atraviesa en su inmensidad la complejidad psicológica de todo ser humano, al igual que los pueblos nómadas atraviesan el Sahara.


Se dice que un escritor nunca da por acabada una obra, que no existe la perfección para el artista.
Aquellos que escribimos somos conscientes del riesgo que esto supone, del antagonismo entre ''conformismo'' y lo que realmente deseamos, ''la culminación de una idea''.


Tengo la vaga sensación de estar contando siempre lo mismo, de no aportar datos de interés y de no tener recursos para enfrentarme a esa inmensidad.


Si la novela es la etapa final de madurez para el artista, yo debo conformarme escribiendo relatos cortos y cuentos infantiles.
Hago alarde de querer superarme, sentada en una duna, ante la inmensidad del desierto de cara al ocaso.
Y, como diría Dostoievsky, ''me encuentro en estado de exaltación febril''.

Los escritores novatos ocupamos un lugar plano y bajo (La palabra árabe Sahara significa ''lugar plano y bajo''), y el paisaje predominante de nuestra inexperiencia son los espejismos...


Solo puedo acabar diciendo Esmero, eso es lo único que necesitamos.






Valentina Gutsul    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada