Páginas vistas en total

Follow by Email

jueves, 26 de julio de 2012

Campos de batalla



Lucha con aquello que mejor domines.
Ese es un buen comienzo para un relato.
La historia de nuestra vida comienza.
Lo que ocurre nos enseña, y viceversa.
Lo aprendido se olvida, o se queda.
Las palabras vuelan, o se proyectan.
Los pasos debilitan y ausentan.
La mejor versión es la que perdura.
Un mal día llega sin que te des cuenta.
Ser incrédulo es olvidar que existe
algo que nos supera.
Pocos son los que tienen fortaleza
sin haber deambulado por senderos
sin gloria y con maleza.
El horizonte se convierte en un punto cualquiera.
El agua deja de ser cristalina, la seda se vuelve rugosa.
La aurora se torna macabra y la risa poco contagiosa.
La melodía se calla, las olas embrutecen.
Los ojos dejan de observar y los labios lo presienten.
El amor bien cultivado siente la ráfaga fría e inerte
y los golpes se oyen desde la fortaleza más lejana.
Todo acontece y se acota.
Las penas se vuelven alegrías.
Las historias son cortas.



jueves, 12 de julio de 2012

La vuelta al mundo en veinte palabras:

http://matadornetwork.com/abroad/20-awesomely-untranslatable-words-from-around-the-world/


Lo que no veas, jamás te hará daño.


Buenas noches, me presento:

Soy amparo de las calles transitadas en exceso, también cobijo para aquellos que creen haber perdido lo que algún día sintieron entre sus dedos. Los que deambulan abrazados a mí no ven otro ocaso, solo horas tardías que imitan cadalsos. Cada amanecer muero un poco, como aquel que madruga y consume su vida sin respeto. Quisiera conocer cómo es la gente, la corriente y moliente, en sus idas y venidas por las amplias aceras en un día cualquiera, de calor, humor y con palabras que imitan versos, y con versos que se convierten en escaleras que llegan a oídos de los más despiertos.
''Muchas cosas pasan en tu presencia, muchas cosas malas y no solo en apariencia''. 
Qué culpa tengo yo, si ya sé que envidio al Sol, desde el primer momento que noto su calor y me retiro. Si yo cobrase vida sería otro pobre infeliz que no anda, deambula...  Soy la tristeza personificada, el lamento hecho cráter.
''¡Qué día tan soleado, qué felicidad tan plena!''  
Jamás escuche nada halagador de mí, soy simplemente una masa de gases nobles, que observa a las masas grises deambular, naufragar...
El hombre inventó el faro, la linterna, las luciérnagas desprenden tu luz, los animales duermen de noche... el búho ulula y caza a traición cuando le observo, y aún así no se intimida.

Qué puedo ofrecer yo al mundo, que el mundo no haya visto. 






martes, 3 de abril de 2012

Los pilares de la felicidad



Amor: Autoestima, afecto, aprecio, amistad, conexión, convivencia, sociabilidad. Amor a la vida, valorar lo cotidiano, aprovechamiento del tiempo,placer, disfrute.


Humor: Buen carácter, alegría de vivir, sentido del humor. Optimismo, entusiasmo, risas.





Empatía: Comprensión, respeto, generosidad. Diálogo, perdón, cercanía, acogida, fraternidad.


Sabiduría: Coherencia, perspectiva, sentido común, inteligencia práctica. Curiosidad, aprendizaje constante, pensamiento divergente, búsqueda.


Libertad: Libertad de elección, de pensamiento, de acción, toma de decisiones, autonomía, responsabilidad.


Salud: Salud física, mental, emocional, espiritual: cuerpo y mente en perfecta conjunción, interacción y armonía.


Motivación: Finalidad de la vida: un porqué para vivir. La razón de la propia existencia. La autorrealización personal, lo que alienta y hace feliz.


Autocontrol: Dominio de sí mismo, canalización de las energías, dominio de la visceralidad, equilibrio psoci-físico-emocional. Estar al mando de sí mismo y de lo que nos concierne. Responsabilidad consciente.


Valentía: Valor, voluntad, tenacidad, capacidad de riesgo, sin perder de vista del todo la necesaria prudencia.


Fortaleza y grandeza de espíritu: Dignidad ante los terribles avatares de la vida. Resistencia para afrontar el sufrimiento en situaciones límite, serenidad, paz, plenitud.

domingo, 1 de abril de 2012

Aprender a vivir,

Fijé mi vista en el horizonte, lleno de colores infinitos.
Llevaré mis pasos por el camino más largo, hasta llenar mis ojos del atardecer que en el horizonte se contempla.
A partir de hoy, los colores llenarán mi alma de luz.
Con el amarillo intenso mis ojos miran con claridad

lo que rodea al paisaje; los rojizos dan coraje, para que mis pasos y la certidumbre se unan en el camino; en el azul reflejaré la vida, por ser el color del agua; los grises, serán la estabilidad del ayer y del ahora, ayer; nostalgia,
hoy; vida, con un atardecer y un amanecer; los verdes del sendero serán las esperanzas del mañana, las que den fuerzas a mis pies cuando estén cansados.  Esos colores en el horizonte llenarán mi alma de ilusión para buscar de nueva cuenta, cada amanecer. 

viernes, 30 de marzo de 2012


Cuéntanos musa del narrador, del infante, del anciano apartado a los lindes del mundo y haz que en él se reconozca cada hombre. Con el tiempo los que me escuchaban se han convertido en mis lectores. Ya no se sientan en círculo sino solos, y cada uno no sabe nada del otro. Soy un viejo, con la voz quebrada, pero el relato sigue elevándose desde las profundidades. Y la boca entreabierta lo repite, tan poderoso como apacible. Una liturgia para la que nadie necesita estar iniciado en el sentido de las palabras y de las frases.










Fragmento de Las alas del deseo, Peter Handke 

jueves, 29 de marzo de 2012

La verdad es muy simple

Un discípulo llega hasta el maestro y le dice:

-¿Puedes instruirme en la Verdad?
-Atención-respondió el maestro.
-¿Y qué más?
-Atención, atención.

Y el maestro agregó:

-Atención, atención, atención.

Ya molesto, el discípulo replica:

-¿Y qué es la atención?
-La atención es la atención.

La atención permite recibir, captar, sentir y sentirnos. Fluye a cada momento y a cada instante si se aprende a potenciarla. Nada se podrá hacer con sagacidad, precisión y cuidado sin atención. Juega un papel fundamental en el autoconocimiento y la observación ya que tiende un puente entre la persona y la realidad inmediata. Como dicen los maestros de Oriente, si se está atento se está vivo, pero si uno se dispersa es como si ya hubiera muerto.